El 2019 fue un año donde dejé de naturalizar algunas cosas que son de «sentido común». Esto fue motivo de mucha confusión y tristeza desde chica. Todo lo que anduve diciendo, haciendo y creyendo para no andar tan corrida del molde me ha tenido lejos de mi gran tesoro: Yo.

Este año me di cuenta que tengo un mundo que me interesa mucho más que todo lo que hice para interesarle al mundo (hay que leerlo de nuevo).

En el 2019 empecé a valorar mi naturaleza como venga, con todo lo que hay que ajustar y lo que no es tan comercial. Con lo hermoso y todo lo otro que me hace doler la panza.

A darle lugar y espacio a ese mundo que tengo adentro que no se parece a nada ni a nadie, que no es bueno o malo. Es mío y eso lo vuelve mi tesoro.

La industria quiere unificar y arrasar con todo: culturas, sabores, animales, talentos, gustos, dialectos, creencias, pasiones, ritos, deseos, AMOR.

Te ordena para que podamos encajar en moldes y así sabe que venderte.
Deconstruir todo todo lo que nos define es alucinante y devastador.
Siento que terminó un año donde me animé a buscarme y quiero seguir en esta. Me gustó atender mis mundos y no juzgar si va a quedar bien que hable así, o si esta foto gustará, o qué tendré que hacer para vender más.
Me gustó ser honesta y quiero seguir por acá (me falta).

A ustedes:
Gracias gracias gracias por recibir, por cada mensaje y foto que me mandan, por invertir en mi trabajo, por agotar cada taller, por pagar mi alquiler, por comprar mis recetarios y esperar que llegue otro, por enseñarme tanto, por darme tanto. Me emociona escribir esto, me emocionan los animales, los árboles, la música, las coplas, el arte, la sincronía, compartir, la comida, la disciplina, la pasión, este espacio, la calidad, la naturaleza.

Me emociona vivir con entusiasmo, que sea mi trabajo y que reparta tanto bien.
Eso siento yo, eso me dicen ustedes.
Gracias 2019, estoy lista para lo que viene.
Tengo naturaleza, tengo entusiasmo y a ustedes.

(En la foto estoy eligiendo qué receta subir, antes ya bajé un video de Pinterest, son dos perritos que juegan y lo publiqué con una canción de Comanche.
Eso también es trabajar y lo aprendí este año.)
FELICIDADES.

«La repetición crea fijación” por eso te invito a seguirme en mis redes y en especial que no te pierdas todo el contenido de mis historias por Instagram.

¿Ya pasaste por la tienda online? siempre hay promociones en Recetarios y Cursos.

Se vienen nuevas fechas de mis charlas y talleres.

¿Tenés alguna idea, duda? Escribime a hola@cocineraentusiasta.com