La pregunta que respondo acá es: ¿Cómo dejé el queso? Para quienes me conocen desde el principio saben que yo usaba queso… ¿Qué me pasó? Lo respondo con mucho detalle en el video. Te cuento cómo pasé de repetir «no puedo vivir sin queso» a «olvidate, yo si quiero lo dejo ya». 

Seguir comiendo queso fue mi forma de arrancar el camino de dejar la carne. Si vos querés comer queso, eso no está ni mal ni bien. Yo te cuento lo que a mí me pasó. Una vez que arrancás y hacés una consulta con una nutricionista (del bien), ella te va a decir que el queso es un ultraprocesado y no lo necesitamos.

Compartir es la que ve así que en este video comparto otra de las preguntas que me hacen y que me gusta responder para que sepas mi experiencia y tal vez te inspire. O tal vez no, pero te reís un rato. Esta me pareció importante. Si vos creés que algo es importante compartilo porque de verdad te cambia la vida.

Capaz no querés dejarlo definitivo, pero te das cuenta que te estás pasando… básicamente se lo ponés a todo. Dejar la carne para correr al queso + harina + ultraprocesados NO es saludable, pero, si no cocinás, es seguro que caés en esa.

¿Cómo dejé el queso?

Es una pregunta que me la hicieron mucho mucho, capaz sirve lo que hice yo. Que fue algo así:

  1. Dejé de repetir que no podía vivir sin queso. Porque lo que pensamos también se come.
  2. Confié en la naturaleza, cuanto más la conocés, te das cuenta que no es carente de sabor, no necesita nada.
  3. Lo repetí para que se me instale, así se construye un hábito.

Vamooooo, es una revolución dar espacio para escuchar lo que decimos, romper con los rótulos que ya no nos representan, probar ese lado natural y entusiasta que siempre nos pone bien.

Si leíste hasta acá, si ves el video, gracias por tu tiempo.