En el video te cuento por qué hacer el cambio durante 2020 en cuotas. El compromiso está muy bien. Empezar el año con todo está muy bien. Si tenés metas o deseos para este año relacionados con nutrirte con calidad de emociones, calidad de pensamientos y calidad de alimentos estás en el lugar indicado porque necesitás mucho entusiasmo.

Pero hay que repetir para que se instale y así empezar a vivir en esa forma y recibir las hermosas consecuencias.

Si vos vas de a poquito vas a tener todos los meses para ir “pagando la cuota”. Dividiendo una meta en largo plazo en pequeñas acciones cada día.

Por ejemplo, si voy a empezar a correr, tengo que empezar el primer día con 1 kilómetro. Así voy a lograr luego 4, luego 6 y al final 8. Pero si quiero empezar con 8 me va a venir a buscar la ambulancia.

Con la alimentación es lo mismo. Cuando tengas: primero la talita, después el quesito vegano… Así, de a poquito, vas a poder ir dejando los ultraprocesados. Por eso las dietas no funcionan. Porque te exigís y cambiás un montón tus hábitos en poco tiempo. Pero cuando termina esa semana o ese mes, no estás preparada para continuar con eso.

Lo mismo podés hacer con cualquier proyecto grande. Dividirlo hasta que se haga algo realizable. Pasito a pasito.

Y segundo: sin poner el ojo en el otro. Sin querer manejar a los demás. Aceptar a los demás en su proceso.

En el video te cuento mucho más sobre cómo hacer el cambio 2020 en cuotas.